BIENVENIDOS

*EN ESTE SITIO TRATAMOS DE EXPONER LAS LEYES DEL UNIVERSO, SABER COMO RESPETARLAS PARA LOGRAR VIVIR EN ARMONÍA CON ÉL.
*CONCIENTIZARNOS DEL DAÑO QUE SE PRODUCE A DIARIO A NUESTRA AMADA "MADRE TIERRA".
*APRENDER A VIVIR EN ARMONÍA ENTRE NOSOTROS.
El UNIVERSO ES AMPLIO Y TODO LO QUE ABARCA TAMBIÉN.

"NO SE QUEDE SOLO CON LAS ENSEÑANZAS TRADICIONALES..."

EL UNIVERSO TODO LO VE, TODO LO ESCUCHA...

viernes, 16 de abril de 2010

LEYENDA DEL OJO TURCO

Origen y uso de una piedra a la que se atribuyen cualidades de protección.

En tierras turcas se cuenta la historia de una roca en el mar que ni con la fuerza de cientos hombres y mucha dinamita podía ser removida o agrietada. Un hombre que era conocido por estar siempre con mal de ojo (“nazar”, en turco) fue llevado por la gente de la ciudad para ver qué sucedía cuando se enfrentara con aquel monumento natural.

El individuo, al mirar la inmensa mole, exclamó: “¡Dios mío! ¡Qué roca grande!”. En ese instante un ruido tremendo se escuchó y la piedra rompió en dos partes. A partir de aquel día, el hombre curó de su mal y el mineral se convirtió en amuleto para prevenir contratiempos de todo tipo. Pero la influencia maléfica que se atribuye a la mirada de algunas personas es una creencia muy antigua.

Las raíces de esta creencia se remontan hasta Babilonia y el antiguo Egipto. También se constata entre los sumerios y los hititas. Según ellos, los malos sentimientos que anidan dentro del ser humano salen al exterior a través de los ojos. Los ojos son la parte más expresiva y evidente del cuerpo.

Para evitar o reflejar este poder, utilizaron algo en contra. Así que empezaron a ponerse un abalorio con forma de ojo. Algunas fuentes llegan a decir que el origen del ojo azul se debe a la invasión de los pueblos del norte. Los nórdicos tenían ojos azules y los habitantes de Anatolia pensaron que ellos les echaban mal de ojo, para contrarrestarlo crearon el ojo azul. De este modo llega a nuestros días el conocido ojo turco, piedra azul que se utiliza de muchas maneras. Es usado por las mujeres en pulseras, pendientes o collares, también se lo ve en hogares, oficinas o coches. Incluso los bebés lo llevan en sus pañales.

Hay diversos tamaños, pero la forma es generalmente redonda. La idea es proteger la casa, el lugar de trabajo o aquellos a quienes se ama. Para quienes han ido a Turquía no ha sido extraño ver el ojo turco en taxis, edificios o en el interior de los kebab.

En la entrada de casa

Los entendidos sugieren que si la intención es ponerlo en casa, hay que colgarlo en la entrada, así cualquier visitante lo podrá observar. Asimismo, si el propósito es usar este amuleto en forma personal, el más común posee un tamaño pequeño para poder colocarlo en el bolso o la cartera. En caso de que el amuleto se rompa, también se dice que habrá actuado protegiendo al que lo porta e inmediatamente habrá sustituirlo.

enviado por Viviana Keegan